Sígueme
SeguridadPaciente

Caminante...

Sálvese quien deba:
La seguridad del paciente

Me lanzó al ruedo de los blogs; sabiendo que existen innumerables, muchos muy buenos, ¿qué objetivos busco con este que hoy ve la luz? Desde luego no serán ambiciosos. No poseo el don de la genialidad ni se me ocurren a menudo ideas brillantes. De estos escritores ya existen y da gusto leerlos. La mejor característica que me define es la constancia y dedicación. Mi profesión, como gustaba decir a mi padre, médico de despacho.
 
Me apasiona todo lo relacionado con la seguridad de los pacientes hasta el punto que hace más de década y media, he dedicado muchas horas, recursos y empeño a leer, informarme, formarme y contribuir, de una manera muy modesta, al desarrollo inicial de este movimiento antes imparable, hoy en día muy frenado, de la seguridad de los pacientes. Y es precisamente este freno, esta pérdida de aire que está haciendo que la disciplina comience a mostrar signos disneicos lo que me ha hecho reflexionar y dar este paso adelante. Ante todo pido disculpas. Con modestia. Es probable que mis escritos no aporten mucho a la comunidad científica. No es esa mi pretensión. Gurús tiene esta ciencia. Pero falta mucho de transparencia; de sinceridad; quizás, de llamar a cada cosa por su nombre. O es que podemos permitirnos el que después de una docena de años de furor científico imparable, de inversiones más o menos importantes, de numerosos documentos técnicos al respecto, de múltiples e importantes organismos oficiales, públicos y privados, gubernamentales o no, dedicados a la cuestión, estemos en un punto desconocido, en el que los avances prometidos bien no se ha cumplido bien no se han medido.

Lo cierto es que no hay razones para pensar que la naturaleza, frecuencia y gravedad de los eventos adversos, siniestros y/o accidentes que afectan a los pacientes en el Sistema Nacional de Salud español son sustancialmente diferentes a aquellos que ocurren en otros países que nos han precedido en el análisis y tratamiento de este asunto cada vez más inquietante.
Accidentes o errores evitables en nuestra red sanitaria que comportan una causa significativa de morbilidad y mortalidad que sugieren de inmediato una necesidad prioritaria de actuación que debería situarse en el mismo nivel que otras materias preventivas de nuestro agitado sistema de salud.
 
El fenómeno de la inseguridad de los pacientes -por mucho que se haya profundizado en su análisis en los últimos tiempos- constituye sólo la punta visible de un problema más profundo, oculto en un ambiente sanitario, hasta hace poco tiempo y aún residualmente, de falso pudor y malestar.
 
El término accidente, evento adverso, pero sobre todo la palabra error, están considerados en nuestro espacio sanitario como tabú, y enseguida se escoran hacia un sentimiento de culpabilidad, de fracaso de los profesionales que aún no se ha superado, a pesar de todo el avance científico y de las prácticas de calidad que rodean la asistencia sanitaria. La reducción de la tasa de incidentes y accidentes evitables, objetivo último de los programas de seguridad del paciente y de gestión de riesgos sanitarios, no podrá conseguirse hasta que se materialice un profundo cambio cultural del conjunto de profesionales multidisciplinares que configuran nuestra red sanitaria.
 
Todo progreso en este sentido no se alcanzará más que a través de la implantación de un ambiente de transparencia, de comunicación sincera entre todos (profesionales entre si y con los pacientes) y de formación y recertificación específica. En definitiva, en nuevo ambiente cultural propicio dónde la seguridad del paciente no sólo se predique sino que, además, se practique. Hace falta, pues, crear las condiciones que hagan posible este cambio que no puede ser más que gradual, paulatino, aún siendo consciente que llevamos demasiados años marcando este precepto como objetivo a conseguir.
Primeras y segundas víctimas. No me gusta la denominación; da igual. Ayer los compañeros del movimiento "UCI seguras" me tuiteaban, ni segundas ya que es prioritario tenerlos en cuenta, ni víctimas porque son parte de activa de la solución. Se referían a las segundas víctimas, es decir, aquellos profesionales que han atendido pacientes que sufren efectos adversos inesperados y que también se sienten dañados en su actividad y su moral, ven comprometida su competencia y su propia carrera profesional.
 
Aún así segundos perjudicados no son los únicos actores de esta película de terror. Los accidentes evitables representan para los pacientes, primeras víctimas o perjudicados principales, así como para sus familiares, un problema subestimado, no suficientemente detallado ni relatado todavía, aunque se progresa en su investigación, sobre todo en la última década. Consecuencia inmediata de estos accidentes es la instauración de un plus de desconfianza; los perjudicados tienen la sensación de que la ley del silencio se impone y que la verdad se camufla en el recinto sanitario.
Es importante señalar que del análisis de los eventos adversos prevenibles se desprende que no todos los errores que se cometen son reclamados o  denunciados; más bien ocurre al contrario; la mayor parte del daño que se causa a los pacientes y que puede ser evitado, pasa desapercibido, es decir, no se reclama. Son los que se han venido en denominar “falsos negativos”. Por otra parte muchas de las reclamaciones, litigios o demandas obedecen, tras un meticuloso estudio de las causas, a “falsos positivos”, es decir, casos en los que se reclama sin que haya existido daño o motivos que fundamenten esa protesta o demanda.
 
Un profesional competente y prudente no comete errores, se afirma en nuestro cosmos sanitario; de hecho, las facultades de medicina, durante décadas, han hecho hincapié en la infalibilidad de la medicina por lo que el riesgo de error se configura como inversamente proporcional a la experiencia y destreza adquirida y el grado de vigilancia aplicada. Así conceptualizado, el error cuando se comete se convierte en un fracaso personal, y, a veces, en una tragedia.
 
Hace falta romper esta percepción punitiva del error, teniendo en cuenta que numerosos estudios e investigaciones han demostrado con creces y sobre bases rigurosamente científicas, que la conducta inadecuada de los profesionales no es el origen más que de una minoría de accidentes evitables; las causas del resto de accidentes hay que buscarlas en la propia (des)organización del sistema, en el (dis)funcionamiento del servicio sanitario.
 
Aunque un velo desplegado por la organización sanitaria y algunos profesionales recubre la realidad de los accidentes en el entorno sanitario, en la actualidad, existe un buen número de herramientas e informaciones que los revelan, lo exteriorizan y pueden hacerlos transparentes. Sin embargo llama la atención el carácter fragmentado, heterogéneo y no estructurado de estas bases de datos (información) existentes. Constituyen múltiples piezas de un puzle que no responden a ningún patrón lógico, siendo difícil, cuando no imposible la percepción de un todo coherente.
 
La seguridad  de los pacientes no se corresponde con la ausencia completa de riesgos; no existe el riesgo cero. Tampoco se debe desdeñar la existencia de riesgos porque éstos, bien no se conozcan, bien no se hayan materializado nunca. Seguridad de los pacientes, pues, no es sinónimo de reducción completa de riesgos ya que es imposible. Siempre existirán riesgos residuales que habrán de asumir la organización sanitaria y los pacientes. La identificación, análisis, priorización y tratamiento de los riesgos son las fases de la gestión de riesgos que contribuirán a incrementar la seguridad de los pacientes. 
 
La seguridad se ha convertido en una preocupación omnipresente en la sociedad. Uno de los sectores en los que la seguridad ha sido siempre un objetivo prioritario a alcanzar es el sanitario. Por desgracia, la aplicación del principio de precaución (ante la duda de que ocurra un daño, absténganse), o lo que es equivalente, es decir, que los beneficios superen siempre los riesgos, no siempre aparece como evidente. 
 
El desafío planteado implica indagar sobre los conocimientos, saberes y prácticas del equipo de salud que permita interpretar el universo simbólico en relación con el error en el ámbito asistencial e identificar los determinantes y predisponentes que contribuyen a la generación y reproducción de prácticas médicas seguras. En otras palabras generar un cuerpo de evidencia acerca de la cultura de la seguridad de los pacientes vinculada a la atención (incluso en muchos casos la sobreactuación) de los mismos en los centros sanitarios.
Y en eso estamos; en ello pretendo aportar modestas reflexiones. Esa es la razón de este cuaderno.
 

Comentarios   

# Manuel Tintoré Maluquer 31-03-2013 12:17
Animo, José María;adelante con ese proyecto; vamos a seguirte, amigo.
# José María Ruiz Ortega 31-03-2013 12:17
Gracias Manuel. Será un honor
# conchy 31-03-2013 13:49
Me gustará leer esas reflexiones ,seguro que nos harán pensar ,ver otro punto de vista (el de un experto ,ahí es nada) sobre todo a los que hablamos sin tener muchos datos (a veces ninguno) y así nos va ,gracias a ti por compartir con nosotros todo eso ,saber y tiempo ,eso no está pagado con nada ,un beso.
# José María Ruiz Ortega 31-03-2013 14:07
Mi agradecimiento Conchy; siempre conmigo. No se si lo merezco. Un beso
# Sara Lospitao 31-03-2013 14:04
Enhorabuena José María. Mucho ánimo con este nuevo proyecto, estaremos pendientes de cada entrada. Gracias por compartirlo.
# José María Ruiz Ortega 31-03-2013 14:07
Gracias Sara; espero tus expertos comentarios.
# Unknown 31-03-2013 16:18
Lo primero, no seas condescendiente , que tu blog no es comparable a ningún otro.
Lo segundo, llevar una vida saludable dentro de lo que cabe conlleva aceptar lo que dices: la seguridad de los pacientes no se corresponde con la ausencia completa de riesgos. A partir de ahí, a currar con todas las herramientas: identificar, analizar, empatizar (importante), y sobre todo... poner medios para que no se repita...

Y entonces, ¿a esperar a que lluevan las felicitaciones? Pues ya sabes que no... Pero para eso estáis los más grandes, para aguantar y recibir admiraciones sólo de unos pocos...

Abrazo grandote!!
# José María Ruiz Ortega 31-03-2013 16:49
Eres grande David; de eso si estoy seguro
# Beatriz Braña 31-03-2013 17:27
A esto le llamo yo entrar por la puerta grande, José María.
Como tú bien dices, los blogs son numerosos y algunos de gran calidad. Sin embargo, éste, el tuyo, llega en el mejor momento, en el más necesario. E intuyo que marcará la diferencia.
Enhorabuena y gracias! Te seguiré de cerca. Un abrazo.
# José María Ruiz Ortega 31-03-2013 18:00
Me honra tu comentario; gracias Beatriz
# RAFAEL PACHECO GUEVARA 31-03-2013 20:52
Bienvenidos tú y tus aportaciones
Se te leerá con interés y deseo de aprender
Creo que sabes de lo que hablas y puedes ayudar al mejor y mayor conocimiento de este interesante e importante universo sanitario, por todos los demás.
¡Ánimo, constancia y suerte!
Rafa Pacheco
# José María Ruiz Ortega 31-03-2013 21:57
Gracias Profesor Pacheco; leer tu blog me animó a emprender esta aventura. Os lo recomiendo: http://eticayesteticasanitarias.blogspot.com.es/. Un abrazo
# Carmen Villar 31-03-2013 22:48
Bienvenido a la blogosfera José María, esperaremos impacientes cada una de tus entradas. Aún sin " genialidad ni ideas brillantes" cómo dices (yo no soy ninguna lumbrera y ahi vamos), seguro que tendrás mucho que aportar con toda tu experiencia en este campo. Honestidad ante todo, me parece mucho más importante. Un abrazo y ánimo.
# José María Ruiz Ortega 31-03-2013 23:18
Gracias Carmen. Con vuestro aliento e impulso diario, vuestros conocimientos y generosidad por compartirlos, intentaré no defraudar. Un saludo
# Andoni Carrion 01-04-2013 00:05
Bienvenido a la blogosfera sanitaria. Aunque hay muchos blogs sanitarios, no conocía ninguno específico de un tema tan necesario como apasionante como es la Seguridad del Paciente.

Un abrazo y mucho ánimo
# José María Ruiz Ortega 01-04-2013 06:32
Gracias Andoni, un honor que me pone las pilas; Un saludo
# Xose Manuel Meijome 01-04-2013 18:56
Hola; por fin tengo un momento para pasarme por aquí.

Si a esto le llamas no escribir bien... me alegra que cada vez más y más gente escriba "a pecho descubierto" sobre seguridad pues nunca creí que los discursos monocordes viniesen de donde viniesen fueran positivos para abordar un asunto tan complejo como es la atención sanitaria y los riesgos inherentes a la misma, su reducción y el abordaje de los incidentes y eventos adversos.

Seguro que con tu contribución tod@s saldremos ganando. Bienvenido.

@EnferEvidente
# José María Ruiz Ortega 01-04-2013 19:02
Gracias Xose Manuel. Un saludo
# Susana 02-04-2013 14:28
Eres tan buen profesional como buena persona.
No dudes que te seguiré, ¿cómo perder la oportunidad de leer a alguien que de verdad sabe de este tema y que lo vive y defiende sin intereses particulares?.
Un beso.
# José María Ruiz Ortega 02-04-2013 15:22
Me ruborizas Susana; muchas gracias. Viniendo de alguien como tú, que ya has demostrado mucho en este ámbito, es un superhalago. Un beso
# Jacinto Fdez. Pardo 03-04-2013 01:42
Querido José María, Enhorabuena por tu Blog. Declaro mi ignorancia, no sé si hay otros blogs y otros Gurús, pero a ti te conozco desde hace tiempo, conozco tu trayectoria y tu compromiso, y es fácil darse cuenta de que las reflexiones que haces son fruto de un profundo conocimiento y experiencia sobre el tema. Confieso que, como bien has descrito, como profesional directamente implicado en la atención a los pacientes y con escasa formación sobre el tema, asocio inicialmente el problema con los términos: tabú, miedo, fallo, fracaso, culpa... Pero te prometo que, a partir de ahora, voy a tratar de contemplar la seguridad asistencial con una nueva mentalidad y como algo muy importante y consustancial a mi práctica clínica. Nadie mejor que tú y los compañeros que te siguen para orientarme en este cambio cultural asistencial.

Te reitero mi enhorabuena, ánimo y un fuerte abrazo.

Jacinto Fernández Pardo
# José María Ruiz Ortega 03-04-2013 06:10
Estimado Jacinto: estando estas letras escritas por tan eminente facultativo ya es un logro muy importante. Espero que tus pensamientos se extiendan al máximo entre nuestros compañeros y propicien ese halo de esperanza en el necesario cambio cultural que en el marco de la seguridad de los pacientes venimos demandando hace años. Gracias compañero; gracias amigo Jacinto.
# Francisca Dominguez 03-04-2013 14:37
Mis mas sinceras felicitaciones, por tu blog y por tus reflexiones, sin duda sera todo un placer seguirlas y compartirlas,se guro que contribuirán, como un granito de arena mas, en el cambio cultural necesario para la seguridad del paciente.
# José María Ruiz Ortega 04-04-2013 21:17
Gracias Francisca; Un saludo

You have no rights to post comments