Sígueme

A veces

Sálvese quien deba:
La seguridad del paciente

Esta sección quiero dedicarla a recoger contenidos diversos: apuntes, notas, glosas, anotaciones, diatribas (mejor griegas), ideas varias propias o ajenas. Todas ellas sin ánimo de ofender, más bien de entretener, de pasear por temas que me resulten atractivos por cualquier razón no necesariamente importante. De medicina o no; de seguridad del paciente, probablemente tampoco. Algo de gestión sanitaria y mucha de lo que nos rodea. Solo eso. Sin pretensiones.

El origen de la expresión “sudar la polla”

Parece difícil creer que una expresión tan vulgar pueda tener un origen no solo antiguo sino incluso científico.

En los “Tratados Médicos” de Hipócrates se encuentra descrita una afección extremadamente particular, explicada en función de los cuatro elementos: el exceso del fuego y del agua en los individuos de una cierta edad provocaba una especie de fiebre, que concentrándose en la zona alrededor de los genitales producía abundantes sudores.

La descompensación de los elementos conllevaba además una relajación de algunas zonas del cerebro que daban lugar a un desprecio por  los problemas importantes. De ahí que desde entonces estuvieran asociados los sudores en torno al pene con la pasividad y la inacción.

Aunque no hay testimonios escritos ni médicos al respecto, se cree que Sócrates fue víctima de este síndrome, de ahí la parsimonia y la tranquilidad con que vivió su proceso y su condena a muerte.

De hecho, en una copia muy antigua de “La apología de Sócrates” de Platón se lee al margen un comentario anónimo: “Estaba claro que le sudaba la polla“.

Fuente: http://emitologias.com

 

Comentarios   

# Emitólogo 22-11-2014 17:30
El contenido de este post es de mi blog, http://emitologias.com Cádiz Directo me copia los contenidos...
# Jose María Ruiz Ortega 22-11-2014 18:05
No lo sabía, pero lo compruebo y corrijo. Un cordial saludo
# José María Ruiz Ortega 22-11-2014 18:10
Corregido; gracias por la advertencia
# Sancho sin panza 08-06-2016 20:41
Veo que al autor de esta entrada le suda la polla de si es verdad lo que publica o no. La historia que explica es falsa y se la han inventado los de emitologías que como su nombre indica es una página que se encarga de inventarse mitos sobre los orígenes de las frases.
Hay que ser más rigurosos a la hora de publicar.
Esa página también me la coló a mi y a muchos más, pero afortunadamente encontré un artículo en un blog donde desenmascaraba a los autores de emitologías: http://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/la-importancia-de-comprobar-las-fuentes-para-que-no-te-cuelen-un-fake/

You have no rights to post comments